¡Antes, amate a ti misma!

En esta entrada me he permitido reflexionar sobre la importancia de mimarnos un poquito más…

Cuando os enseño una Verlana, muchas veces me decís: “¡Pruébatela tú, que yo no tengo gracia!”. Cuando oigo esto, casi siempre respondo lo mismo: “¿Cómo qué no? Pruébatela y verás”. Os miro y veo a chicas y mujeres muy diferentes, cada una con vuestro estilo e intento imaginar de qué forma os favorecería más la Verlana.

Hay veces que consigo hacer que cambiéis de opinión y que veáis cómo os potencia. Y esto me hace inmensamente feliz.

Me pregunto y, sin duda, me incluyo: ¿por qué nos cuesta mirarnos al espejo sin ser tan críticas?, ¿somos conscientes de lo que nos decimos a nosotras mismas?, ¿nos mimamos lo suficiente?… Parémonos a pensar un momento en todo lo bueno que tenemos y pongámoslo en valor.

De hecho, pienso que una mujer que se valora, se quiere y no le da miedo resaltar sus cualidades, está animando a las demás a poder hacerlo. Y ya no solo a amigas, también a nuestras propias hijas. Qué importante es que crezcan con una madre referente, no diré sin complejos, porque somos humanas y todas tenemos nuestras cosas, pero con madres que aceptan, miman y sienten compasión hacia aquello que no les gusta tanto de sí mismas.

Creo que una prenda como la Verlana permite a las mujeres pararse delante del espejo y experimentar a partir de las posiciones básicas, porque es casi como un juego y como tal, no hay juicio… Permite sacar a la niña que llevamos dentro y que a veces olvidamos en pro de los estereotipos inalcanzables, la edad, la falta de tiempo o dinero…

Mírate en el espejo y juega con las distintas opciones, siempre dentro de tu estilo, porque estoy segura que muchas te favorecerán.

 Beatriz Rios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *