Algunas ideas para usar tu Verlana

En el post de hoy, revelaré algunos trucos para jugar con Verlana. ¡Ahí voy!

Mírate en el espejo y juega con las distintas opciones, siempre dentro de tu estilo, porque estoy segura que muchas te favorecerán.

¡No es obligatorio abrochar todos los botones! Desabrochar los botones superiores te va a permitir vestir más holgada, alargar la prenda e incluso darle un toque sexy al mostrar más escote o más hombro.

Hay seis posiciones básicas, aunque existen infinidad de ellas:

La posición de capa, por ejemplo, es óptima para ocasiones especiales, y le da un toque elegante a tu look. La puedes llevar con vestidos cortos o largos, o con pantalones de cintura alta con un top o jersey por dentro. Lo mismo que la opción bolero, aunque esta última también te sirve para ir más informal.

Abotonada como rebeca, verás que queda bien con todo. Olvídate de la parte de arriba, pues la propia verlana acapara toda la atención, lo mismo que el poncho. ¡Y hablando de pocho!, puedes dejarte los botones laterales abiertos o abrochar algunos; puedes ponerte un cinturón y dejar la parte posterior suelta, agarrarte el pico delantero a la cinturilla del pantalón… como ves, se trata de probar y probar…

 

 

El chaleco queda genial; al ir descubierto por todas partes, se convierte en una prenda mucho más especial que si te lo pones simplemente como una bufanda.

También puedes ponerte la verlana como si fuera un chal, un cuello, una bufanda…. En invierno, estas posiciones son ideales para ir encima de abrigos, plumones, cazadoras etc, y una vez estés en un sitio interior, ¡vuelta a empezar!: colócatela de distintas formas en función de la ocasión.

¿Te apuntas a darle la vuelta  a las cosas

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *